Perspectivas de Integración: Alianza del Pacífico

El evento “Perspectivas de Integración: Alianza del Pacífico” tuvo lugar el martes 6 de noviembre de 2018, como parte de la “Semana de la Libertad” organizada por la Universidad San Francisco de Quito. El objetivo de Diálogos por la Democracia al organizar este evento fue el de presentar a la comunidad universitaria el proyecto de integración y cooperación económica que representa la Alianza del Pacífico para el país, como respuesta a los cambios regionales y subregionales, dado el actual contexto globalizado. De esta manera, se trataron temas de coyuntura económica y política con la participación de Patricio Alarcón, Javier Latorre Vaca y Pablo Lucio Paredes. A su vez, el panel de moderadores estuvo conformado por Luis Espinosa Goded, profesor de economía de la USFQ, y Cristina Pazmiño, Coordinadora de Investigación de Diálogos por la Democracia.

Para poder realizar un valioso intercambio de ideas sobre la adhesión de Ecuador a la Alianza, es necesario comprender la organización, objetivos y estructura de esta. La participación de Javier Latorre Vaca, Coordinador de Integración Económica Latinoamericana del Ministerio de Comercio Exterior del Ecuador, tuvo mayor énfasis en la explicación de los antecedentes a la Alianza y su relación con otros acuerdos comerciales. La Alianza del Pacífico fue creada el 28 de abril del 2011 con el fin de crear un área de integración con libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas. Actualmente, México, Colombia, Perú y Chile forman parte de esta como Estados parte. En cuanto a la organización administrativa, la Alianza del Pacífico se reúne en cumbres dos veces al año, en las cuales se revisa el mecanismo de integración. Además, se trata de una organización en la cual no existe una Secretaría, sino una Presidencia pro témpore (actualmente a cargo de Perú), un Consejo de Ministros de Comercio Exterior y Relaciones Exteriores, y un Grupo de Alto Nivel compuesto por los viceministros para tratar los aspectos técnicos de los distintos procesos llevados a cabo.

El objetivo principal de la Alianza del Pacífico es establecer una plataforma de articulación política, de integración económica y comercial, y de proyección al mundo con énfasis en el área Asia-Pacífico. Para que el nivel de integración sea el esperado, este debe manifestarse en un ámbito comercial y alrededor de ciertas temáticas como el acceso a mercados a través de la supresión de medidas arancelarias y no arancelarias,  el establecimiento de reglas de origen (es decir, condiciones para que una mercancía originaria sea beneficiada a través de un acceso preferencial otorgado por el acuerdo), la facilitación del comercio a través de la cooperación aduanera, la estandarización de medidas sanitarias y fitosanitarias, la reducción de los obstáculos técnicos al comercio, la contratación pública y el manejo del comercio de servicios. Esta ha sido la línea trazada por los Estados parte.

Sin embargo, además de la figura de Estado parte, existe la de Estado asociado, en la cual el país pone en vigor un acuerdo de altos estándares con los países miembro, y además de los temas comerciales, se negocian nuevos acuerdos en materia: laboral, de género, pequeñas y medianas empresas, medio ambiente, empresas comerciales del Estado, defensa comercial, propiedad intelectual y entrada temporal de personas.

Actualmente, los Estados asociados son Canadá, Singapur, Nueva Zelanda y Australia. Por su parte Ecuador, junto a Corea, han iniciado el proceso de adhesión a la Alianza como Estados asociados. Cabe recalcar que, a pesar de aplicar en el mismo momento, el proceso de cada país candidato será independiente y sin obligaciones entre ambos, por lo que se espera que las negociaciones para Ecuador comiencen en enero o febrero del próximo año, sin importar qué ritmo maneje el otro candidato. Pero, ¿por qué es importante para el Ecuador formar parte de la Alianza del Pacífico?

Actualmente, el Ecuador tiene un nivel parcial de integración con los países miembro de la Alianza del Pacífico de forma independiente. A través de alianzas como la Comunidad Andina nos hemos aproximado a Colombia y Perú. Con Chile también se ha llegado a acuerdos importantes. En los últimos diez años, Chile se convirtió en el sexto socio comercial más importante del Ecuador. Con México no existen acuerdos similares para las mercancías y productos. Aun así, la inversión extranjera directa recibida de este país es significativa. Todos estos rasgos indican que la importancia comercial del bloque es grande para el Ecuador.

Como explica Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, el camino al desarrollo no puede estar desvinculado del comercio, y el cambio de modelo productivo debe ir acompañado de una adhesión hacia una estructura de integración como es la Alianza del Pacífico. Sobre todo, porque este bloque constituye para el país, en importaciones no petroleras, el tercer socio comercial más importante (después de Estados Unidos y China), con un total de importaciones de 3 338 millones de dólares para el año 2017.

Si bien el Ecuador ha establecido el Consejo Empresarial de la Alianza del Pacifico (CEAP), constituido por empresarios comprometidos con el país que han decidido formar parte del consejo con el fin de fortalecer nuestras relaciones comerciales y empresariales con cada uno de los Estados Parte, lo primero que se debe hacer Ecuador es analizar las políticas de competitividad en materia de comercio, capitales e inversiones. Luego de esto, debe seguir la realización de estudios de impacto del CEAP y la discusión con encuentros empresariales. Por último, son imprescindibles las negociaciones con México a través del acercamiento con CEAP México. De acuerdo a Pablo Lucio Paredes, decano de “School of Economics” y profesor de la Universidad San Francisco de Quito, este último paso es clave, puesto que además de ser México uno de los países que más ha invertido directamente en el Ecuador, las empresas mexicanas han comprado compañías ecuatorianas (transferencias de propiedad que no vienen reflejadas en los datos estadísticos de inversión extranjera directa, puesto que no son consideradas como nuevas inversiones), lo cual indica necesidad de aún mayor apertura comercial de Ecuador hacia México para poder aprovechar mejor nuestras oportunidades. Esta misma apertura que necesita el Ecuador es también la que necesita hacia el mundo; y esta puede ser obtenida al adherirse a la Alianza.

Al ser el Ecuador un país pequeño, este gana más con la apertura comercial y las relaciones internacionales estrechas, ya que el contexto lo empuja a especializarse más; algo que otorga mayor competitividad al país en el mercado. Este concepto básico en economía, propuesto por Adam Smith en el siglo XVIII se convierte en un instrumento para alcanzar mayores niveles de productividad y eficiencia en la economía. A su vez, mayor productividad se traduce en mayores exportaciones para el país y, como menciona Pablo Lucio Paredes: “un país debe exportar más para poder importar más”. Al aprovechar las ventajas competitivas del bloque, el país exporta más y más diversos productos; y esta apertura atrae más inversión.  A esto añade Patricio Alarcón que se debe trabajar paralelamente en corregir y hacer más eficiente las normas tributarias, comerciales y arancelarias para ser más eficientes.

La apertura comercial del país, sea a través de la Alianza del Pacífico, o cualquier otro tratado de libre comercio ante el cual el Ecuador ha tomado la decisión de ser parte, o no, es y seguirá siendo un tema controversial. ¡Pero es importante discutirlo desde la academia! Todavía es necesario hablar más sobre lo que significa para el Ecuador el pertenecer a esta Alianza, y el rol que tendrá una vez dada la apertura.

Diálogos por la Democracia, con el gentil apoyo de la Universidad San Francisco de Quito, ha tenido a bien ofrecer este evento gratuito como aporte al debate, buscando unir a la sociedad civil con la temática actual del proceso de adhesión a la Alianza del Pacífico, presentando la problemática de una manera neutral e imparcial.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Redacción:

Samantha Freire

 

 

 

Samantha Freire, estudiante de Economía y Comercio en la Università di Pisa