Publicado originalmente en el blog “Creo en lo que Escribo”

NOTA: Este artículo no constituye un análisis profundo de las propuestas de los candidatos. Se enfoca en el contexto del Ecuador en la actualidad.

 

Las elecciones se aproximan rápidamente. El destino parece no conformarse con el presente y busca desesperadamente un futuro esperanzador. Sin importar quién gane la batalla electoral, no podemos olvidar que los principales ganadores debemos ser cada uno de nosotros. Por esta razón, es importante que se refleje tu decisión en las urnas. Sin embargo, es aún más fundamental que la celada política que se ha creado sea desmentida cuando todavía hay tiempo. El peligro que vivimos al dejarnos influenciar por ella es lo que nos arrastrará al pasado del que tanto ansiamos escapar. Nuestro futuro jamás será alcanzado. Ante esto es necesario saber lo que los candidatos están olvidándose de decirte: Ecuador no sabes todo lo que te espera.

En el Debate Presidencial realizado por la Cámara de Comercio de Guayaquil se conocieron las propuestas de los candidatos (uno de los muchos medios que hay) para “mejorar” la realidad ecuatoriana. Sin embargo, a pesar de que es difícil no emocionarse con esos discursos que nos aseguran que habrá una realidad diferente que se acercará más a nuestros ideales, no se alejan de ser una utopía. No es cuestión de pesimismo, solo es la versión de un punto de vista realista que estamos evitando reconocer. Es recomendable abrir los ojos antes de tomar una decisión, sobretodo esta importante decisión que tenemos en nuestras manos, que tomarla manteniendo nuestros ojos cerramos. ¿Por qué? Porque lo que quieres que se solucione, no lo hará. Porque lo que quieres que cambie, permanecerá o empeorará.

Por ello, debes darte cuenta de lo siguiente:

Primero, la figura del presidente no es la del “salvador todopoderoso”. No puedes creer que una vez que se proclame cualquiera de los candidatos como presidente todos los problemas por los que atraviesa nuestro país desaparecerán. Los cambios requieren de un proceso. No es posible que las problemáticas sociales sean solucionadas de la noche a la mañana. Ningún presidente tiene una varita mágica ni una sabiduría inmaculada. Por ende, colocarlo por encima de nosotros es nuestro peor error. Creer que podrá enfrentar los retos solo es engañarse. La sociedad civil debe ser su principal apoyo. Dicho apoyo no consiste en convertir nuestro papel de participación en el de obediencia. Por el contrario, se requerirá que seamos ciudadanos activos que no vivan bajo la dependencia del gobierno. Esto quiere decir que cada uno de nosotros deberá buscar la manera de solucionar los problemas que están a nuestro alcance. La esencia de la democracia tiene que reflejarse en cada ecuatoriano.

Segundo, el contexto económico es nuestro mayor obstáculo. Ahora es preocupante y lo seguirá siendo porque la crisis se acentuará. El país está endeudado. Por ende, lo lógico es no permitir que la deuda siga creciendo. Las propuestas de los candidatos de eliminar los impuestos generarán un entorno competitivo comercialmente que abrirá la puerta a inversiones extranjeras y el fortalecimiento de la empresa nacional. Sin embargo, no todas las propuestas en temas económicos tienen el mismo aspecto positivo. Los discursos de los candidatos siguen enfrascándose en la inversión social. Más escuelas, más hospitales, más y más. Esto en otras palabras significa MÁS DEUDA, porque dinero no hay. Además, se suma a la lista la creación de plazas de trabajo. En este tema es esencial no solo enfocarse a la población joven sino hacerlo de forma general. Aunque no lo queramos, los principales afectados serán los empleados gubernamentales, sector que ha crecido demasiado y ante la situación del Estado parece que no podrá continuar, salvo que queramos seguir endeudándonos. Por ello, los esfuerzos del futuro presidente será establecer un ambiente propicio para que el sector privado pueda resurgir y con él la posibilidad de trabajos que no se hallan en otra parte.

Tercero, el contexto político se desestabilizará (Si crees que con el continuismo esto no sucederá, te equivocas. El debilitamiento de Alianza País es evidente). La Asamblea hace su aparición en la escena política. La separación de los poderes es transcendental, pero no se puede olvidar que son complemento. La oposición tiene que solucionar sus diferencias y buscar acuerdos que nos beneficien a todos de un modo u otro. Muchos podrán considerar que los aspirantes a convertirse en asambleístas no son los indicados. Pero, no te dejes llevar por lo superficial. Un título a veces no lo es todo, intenta averiguar su trayectoria (¿en qué proyectos sociales han estado involucrados?). No necesitamos personas con soluciones, necesitamos personas que estén comprometidas a ayudar a su pueblo, que nos escuchen porque en cada ecuatoriano está la solución para nuestros males. La estabilidad que hemos logrado en este periodo debe ser mantenida.

En conclusión, los tiempos difíciles llegarán a nuestras tierras. ¿Cuánto durarán? Poco o mucho, no se sabe. Pero, está en nosotros encontrar la rapidez en el tiempo. Involúcrate. El voto responsable (informado) es el primer paso aunque no es el único. Si eres de los ecuatorianos que se siente traicionado por la política, recuerda que pudiste tú tener la culpa por mantener cerrado los ojos. No permitamos que la historia se repita. Nos quejamos de que los políticos no cumplen sus promesas, pero si nos dicen la verdad no votamos por ellos. Busquemos en ellos la honestidad y en todos nosotros las soluciones. Además, recuerda que ninguno de nosotros representa un partido político, todos representamos una nación con ganas de superación. A pesar de a quien respaldes con tu voto, ni yo ni nadie es tu enemigo al votar por un candidato contrario. Nuestra Asamblea necesita nuestro ejemplo. Si la división se enfatiza solo habrá más caos. Nuestra unión es nuestra salvación. Vivir en la realidad es el camino para llegar al futuro y todos nosotros los protagonistas de cambio. Escapemos de la celada política que hemos creado.

Autor:

img_3913-3

Joyce Robalino, estudiante de Relaciones Internacionales y Administración de Empresas en la Universidad San Francisco de Quito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s